Aranel

archers

Aranel

         La guerra sangrienta barría los devastados campos de fuego, una luz inclemente se posaba sobre las ruinas caídas que cada mañana los despertaban con el sol naciente. Los tronos vacíos susurraban cantos mortales, mientras cientos de hombres dejaban la vida en manos de aguerridos luchadores que mataban por mero placer.

La naturaleza de la vida no solía ser justa, un marcado egoísmo dominaba en toda su extensión los vastos territorios conquistados. Hombres sedientos de poder lanzaban órdenes presumidas, siempre anhelantes de extender sus dominios. Sin importar el precio, ni que sus arcas se hallasen sin pizca de reluciente oro, pagarían gustosos con muerte por conquistar aquello que tanto les atraía.

Ishtar era fuerte y uno de los más reconocidos combatientes, dominaba la lanza con fiereza y la espada con suma agilidad, los reyes se peleaban por tenerlo en sus ejércitos, un luchador que inspiraba a la gloria, por quien sonaban hermosas canciones de asedios, de victorias… Pero Ishtar no era menos que un víctima despojada de aquello que muchos llamaban vida. Por mucho que se esforzaran en mantenerlo complacido, una amargura insipiente se reposaba en su cuerpo, desgastándolo con la lentitud del tiempo, hasta incinerarle el alma, hasta convertirlo en carbón.

Con la primera guerra, Ishtar se despidió de su dulce esposa, Naima, una bella muchacha de lozanos veinte años, quien con la flor de la juventud esperaba un hijo en felicidad con él. Pero la suerte no siempre es divina, y cuando por fin regresó con las victorias grabadas en el pecho, se topó con la creciente soledad de un hogar derrumbado. Naima había sido asesinada a manos de los enemigos poco antes del alumbramiento. Él no derramó una sola lágrima, aunque su corazón se ahogaba en llanto prometió no llorar, debía darle muerte a quienes le robaron su esposa e hijo.

Desde entonces un odio arraigado se instauró en su destrozado cuerpo. Se enlistó en el ejército, consciente de que ya nada tenía que perder, solo una sed de sangre lo movía, solo una sed de venganza lo volvía tan poderoso. Al demostrar su destreza, y la fiereza que le dominaba, los comandantes no dudaron en nombrarlo jefe de batallón, era severo y no daría descanso a su alma hasta ver convertido en cenizas los despojos de sus enemigos.

Los campamentos se convirtieron en su constante hogar, hablaba con pocos, aunque sin duda consiguió buenos amigos que comprendían su amargura y envidiaban su don. Era una máquina de muerte, todo cuanto alcanzaba el filo de su arma perecía instantáneamente casi sin llegar a sentir el dolor. Él se mantenía firme hasta que veía como la luz huía de sus ojos, entonces se volvía y continuaba con sus ataques. En todos esos años recibió algún golpe bien asestado, las cicatrices blancas de su espalda se lo recordaban a quienes descaradamente osaban observarlo a hurtadillas.

Las pocas mujeres que viajaban con el campamento se derretían entre suspiros por el afamado héroe. Por el valiente hombre que daba vida a su esposa muerta. Muchas intentaron conquistarlo, pero ninguna lograba ocupar el lugar que Naima dejó vacante, él aseguraba con absoluta frecuencia, que en el mundo no existía un ser que la igualase.

Solo trataba como igual a una, Aranel, una muy joven esclava que estaba encargada a atenderlo día y noche. Ella se encargaba con atención de sus comidas, de sus baños, de mantener el escudo lustrado, la espada limpia, hacía las veces de un lacayo y él se lo agradecía. Tal vez algo en sus ojos pardos le recordaba su propia fiereza, ella era fuerte, a pesar de los maltratos recibidos en el pasado, no se inmutaba ante nadie, ni siquiera ante el imponente Ishtar, y eso era algo que admiraba. Su piel caoba tostada, su largo cabello negro siempre trenzado la convertían en una pieza de atracción entre miles de hombres dispuestos a ella.

Pero la joven era firme, y el dolor aunque continuaba grabado en su bello rostro, una fina cicatriz dorada le atravesaba el labio otorgándole una mueca imposible de borrar, no la dejaba probar la dulzura de nadie.

Después de las batallas limpiaba con manos hábiles las heridas de su amo.

-Debería dejar esto – se atrevió a confesar una noche en la pequeña carpa celeste – diez años es demasiado tiempo para un buen soldado, la mayoría no llegan a un par de ellos.

Ishtar la observó asombrado, la luz proyectada por las velas encendía los matices dorados de su tersa piel.

-Seré soldado hasta el día que muera…

-Podría ser mañana – reflexionó ella, intentando en vano convencerlo de no asistir a la batalla – entonces se arrepentirá de no conocer la vida, de no haber vuelto a probar el amor.

Retrocedió apenada con las mejillas encendidas, había cruzado el límite y de seguro la reprendería. Él sabía que lo quería, y no pretendía dar largas al asunto.

-Ya probé el amor una vez, y no disfruté de ese agrio sabor que deja en la boca. Con treinta aún tengo suficiente fuerza para llevarme a unos cuantos más a la tumba…

Aranel se puso en pie, la escasa luz le permitía adivinar sus formas bajo la hermosa túnica blanca, se contuvo, debatido entre la confusión, convenciéndose a sí mismo que no existía fuerza en el mundo que pudiese arrastrarlo a los brazos de otra mujer. Aunque conociera mejor a esta de lo que había llegado a conocer a su esposa, permanecería fiel a su memoria.

Se marchó de la tienda deseando no verla más, sus compañeros saludaron atentamente preguntando la estrategia del día siguiente, respondió distraído sin muchas ganas de entablar conversación alguna. Aquella noche durmió fuera de la tienda, lejos de  Aranel, así despertaría con pensamientos frescos que no lo limitaran durante la batalla.

Despuntó el sol perezoso, atrayendo nubes cargadas de lluvia. Los hombres se enlistaron bajo un ensordecedor silencio, muchos no estarían allí para la noche, todos los sabían y nadie se atrevía a afirmarlo. Cargaron los escudos y las espadas, resonaban las cotas de malla,  a la expectativa de una victoria que les ofreciera una buena ventaja.

Los soldados se apilaron en filas equitativas como las órdenes dadas. Dio inició el sangriento ataque, hombres a caballo descendían a raudales sobre ellos, mientras una leve llovizna los envolvía.

Ishtar desbocaba su fuerza en el arma, daba tajos sin perdonar vida, la sangre manaba de los combatientes caídos, mientras los choques ciegos le invadían los oídos. Gritos y maldiciones cubrían el empanado claro, sus hombres caían bajo pesadas puntas de hierro, otros se lanzaban con seguridad a la muerte desmedida. Una flecha se clavó en su hombro derecho. El dolor fue el primer pensamiento que acudió a su dormida cabeza, un dolor frío que le abrasaba el brazo, pensó Naima, pero al tratar evocarla en sus pensamientos se dibujó la imagen de  Aranel, con sus torneados muslos, su largo cabello… Naima debía regresar a sus pensamientos, se enfocó en buscarla con impaciencia, ciego de dolor, pero Naima ya no se encontraba allí, se había vuelto una línea difusa que no le permitía vivir.

Entonces pensó en  Aranel, en todos los años a su lado, en todos los rechazos que le había ofrecido, en sus atenciones debocadas. Un pinchazo de culpa se le instaló en pecho, era  Aranel quien daba todo por él.

Se quitó el casco dejando que la lluvia le empapara el rubio cabello. Ya no podía volver a perder. Tomó un caballo al tiempo que lanzaba por los aires su espada y dejaba caer su escudo. Cabalgó y cabalgó a cuestas, sin ver el mar rojo que se extendía a sus pies, solo esperaba alcanzar a  Aranel.

Llegó al campamento, ella lo esperaba fuera de la tienda con los ojos desbordados de lágrimas, se abalanzó a sus brazos dejando que la llenara de besos, una sonrisa se dibujó en sus labios invitándolo  a probarlos, se fundieron el uno en el otro, sintiendo una felicidad caprichosa, dejándose llevar por las gotas de lluvia que caían con fuerza sobre ellos cual música adorada.

-Pensé que jamás os darías cuenta – susurró ella contenta.

-Tardé en abrir los ojos, pero no hay tiempo inmerecido que no apremie nuestro destino juntos.

imagen: cortesía google

Anuncios
Esta entrada fue publicada en Sin categoría. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s